Enrique González Esparza, Palmita, Una historia de éxitos

Publicado el 13. dic, 2012

Juan Alberto Hernández Ortiz

 

Enrique Palmita González nació casi por accidente en Córdoba, Veracruz, sin embargo ha hecho la mayoría de su vida personal y profesional en Guadalajara, Jalisco, de donde es originaria su familia; allá se inició en el baloncesto, donde gracias a la insistencia de su maestro Ramiro Vázquez comenzó a practicar este deporte, aunque reconoce que su pasión inicial fue el beisbol, deporte en que aspiraba a profesionalizarse.

 

En la duela, descubrió que tenía muy buenos reflejos y habilidades para el baloncesto, y pese a ser de gran estatura (2.05) sus movimientos eran rápidos y precisos, lo que le permitió paulatinamente ir ascendiendo en torneos y campeonatos, hasta llegar a ser capitán de la Selección Nacional Mexicana durante 13 de los 21 años que fue integrante (1986-2007). Enrique piensa que fue gracias a que tuvo una infancia y juventud donde la actividad física era constante lo que le permitió tener habilidades físicas pese a ser tal alto, y lo compara ahora con los niños y jóvenes que prefieren más las actividades sedentarias (videojuegos y televisión), porque ahora resulta más difícil encontrar talentos de primer nivel.

 

Como atleta de alto rendimiento, Palmita González admite que gozó de mucha popularidad y grandes oportunidades de proyección en el deporte; sin embargo, no contó necesariamente con alguien que lo ayudara a encausar de la mejor manera posible sus talentos, que lo advirtiera de los peligros de la fama y orientara hacia una proyección a futuro. En su mejor momento deportivo, Enrique no tenía aspiraciones de estudios universitarios, en gran medida porque junto a él no había quien lo alentara; fue gracias a él mismo que se dio a la tarea de estudiar Psicología, carrera que vio no era su vocación, por lo que estudió más tarde -ya casado y con dos hijas- Administración de empresas, y ahora planea en estudiar una maestría, probablemente en La Habana. Aclara que eligió esa profesión porque le gusta estar administrando el deporte, más allá de la actividad física, porque quiere aportar al deporte profesional, en especial el baloncesto, su experiencia dentro y fuera de la cancha.

 

Al haber participado con diversos clubes deportivos y en numerosos torneos nacionales e internacionales, el Estado de Jalisco recientemente le otorgó como reconocimiento a su trayectoria su ingreso al Salón de la Fama: Acá en la entidad, ha jugado desde el 2003 con los Halcones UV Xalapa, ayudando al equipo a obtener importantes triunfos.

 

Como entrenador de los Halcones UV de Xalapa, ha conformado un equipo muy profesional, como Ricardo Pulido, quien es un asesor en acondicionamiento físico; José Madariaga, nutriólogo y especialista en pesas; pero ante todo, Palmita González busca preparar a sus muchachos para que obtengan un éxito no sólo deportivo, sino en su vida profesional.

 

Aun con este conocimiento del éxito desde hace años, y de haber conocido, convivido y jugando con estrellas con Michael Jordan, Magic Jonhson, El Almirante Robinson, y el boxeador Julio César Chávez, Palmita González nunca se dejó “perder el piso”, es decir, no se abandonó a los excesos del triunfo, sino que mantuvo por sí mismo una visión universitaria a futuro, y quizá por ello no sea gratuito que el destino (llámele así) ahora le ofrezca la oportunidad de ser formador de jóvenes talentos en la Universidad Veracruzana, campus Xalapa, a quienes inculca la cultura del esfuerzo, de la responsabilidad; que vean el deporte como una actividad a la cual hay que dedicarse muy en serio, con mucha pasión -como él mismo lo ha demostrado en cada torneo- pero que mantengan un alto nivel de estudios. Asume ser exigente, pero justo, consciente que la etapa que viven ahora sus muchachos es distinta a la que él vivió. Hay proyectos para el 2013 con los Halcones, y a ello dedica todo su empeño como entrenador. Además, es también secretario general de la liga del Instituto Nacional de Basquetbol Estudiantil, y es entrenador asistente del equipo nacional universitario.

 

Éste es Enrique Palmita González, el deportista exitoso, pero sobre todo el ser humano detrás del jersey azul, blanco y verde de los Halcones UV con que asiste puntual a nuestra entrevista.

 

hoja870@hotmail.com

 

Print Friendly

Escriba su comentario

*